amaiA crespo. pauLa bonet

dimecres, 11 de juliol de 2012

Exprimiendo el limón hasta la última gota

¿Existe un límite a la estulticia? ¿Hay una frontera en la indignación suprema? ¿Pueden unos gobernantes dañar más a una mayoría en beneficio de una minoría?
El gobierno que ¿preside? Mariano Rajoy está a punto de rebasar todos los límites. Su estaca contra el ciudadano corriente en beneficio exclusivo del banquero es un obsceno ejercicio de irregularidad: subir el IVA al 21 por ciento –hizo una campaña en contra con recogida de firmas cuando el PSOE lo subió la cuarta parte que él- , robarle la paga de navidad a los funcionarios, recortarle la prestación de desempleo a los parados, modificar la base de cálculo de las pensiones sobre la totalidad de la vida laboral, bajarle dos puntos a la cotización de los empresarios a la Seguridad Social… todo, todo, encaminado y dirigido a que una clase social pague los excesos y los tributos de otra.
Ni siquiera un gesto, ni siquiera una mínima subida de impuestos a las clases altas, a las grandes fortunas, todos a pagar el despilfarro de la banca especulativa y su burbuja inmobiliaria.
Este indeseable presentaba como “éxito” personal lo que él llamaba “préstamo” a la banca, sin contrapartidas para la ciudadanía. ¡Qué no había contrapartidas! Hasta 32, anunciadas en su cueva de ladrones del palacio de San Jerónimo, y todas lesivas, sangrientas y arrasadoras contra las clases populares. Ni una sola palabra para la lucha de los mineros que a la misma hora llenaban de sudor y dignidad las calles de Madrid.
Hay una ira neta, un espíritu del exprimido hasta la última gota que nos lleva a vomitar viendo como las ¿señorías? peperas aplauden unas medidas que son un escarnio y una vergüenza colectiva, un entierro de conquistas y libertades, la gran mentira sobrenadando sobre el espíritu de la democracia inútil. Porque además no servirán para nada, son la gran estafa orquestada por el capitalismo contra el mal llamado “estado del bienestar”. No han servido para nada en Grecia, ni en Irlanda, ni en Portugal, o si, han servido para lo que se propusieron, socializar las pérdidas de la banca especuladora mundial y llenar el mundo de oprobio, miseria y esclavismo.
Insumisión ya. Referéndum ya. Dimisión ya.
Justicia y cárcel contra esta “partía” de bandoleros del voto.

Si yo fuese un árbol entre los árboles, un gato entre los animales, esta vida tendría un sentido o, más bien, este problema no lo tendría, pues yo formaría parte de este mundo. Yo sería este mundo, al que me opongo ahora con toda mi conciencia y con toda mi exigencia de familiaridad. Esta razón tan irrisoria es la que me opone a toda la creación. No puedo negarla de un plumazo. Por lo tanto, debo mantener lo que creo cierto. Debo sostener lo que me parece tan evidente, inclusive contra mí mismo. ¿Y qué es lo que constituye el fondo de este conflicto, de esta fractura entre el mundo y mi espíritu, sino la conciencia que tengo de él? Por lo tanto, si quiero mantenerlo, es mediante una conciencia perpetua, constantemente renovada, constantemente tensa. Esto es lo que debo retener por el momento. En este momento lo absurdo, a la vez tan evidente y tan difícil de conquistar, entra en la vida de un hombre y encuentra su patria. También en este momento el espíritu puede abandonar la vía árida y reseca del esfuerzo lúcido. Ahora desemboca en la vida cotidiana. Vuelve a encontrar el mundo del “se” anónimo, pero el hombre entra en él en adelante con su rebelión y su clarividencia. Ha desaprendido a esperar. Este infierno del presente es por fin su reino. Todos los problemas recuperan su filo. La evidencia abstracta se retira ante el lirismo de las formas y los colores. Los conflictos espirituales se encarnan y vuelven a encontrar el refugio miserable y magnífico del corazón del hombre. Ninguno está resuelto, pero todos se han transfigurado. ¿Se va a morir, a escapar mediante el salto, a reconstruir una casa de ideas y formas a la medida propia? ¿Se va, por el contrario, a mantener la apuesta desgarradora y maravillosa de lo absurdo? Hagamos a este respecto un último esfuerzo y saquemos todas nuestras consecuencias. El cuerpo, la ternura, la creación, la acción, la nobleza humana, volverán entonces a ocupar su lugar en este mundo insensato. El hombre volverá a encontrar en él finalmente el vino de lo absurdo y el pan de la indiferencia con que se nutre su grandeza.


Albert Camus (La libertad absurda)

diumenge, 1 de juliol de 2012

valÈncia es crEma ... tristesa inFinita...












fotos: Sandra Ciscar

el beSori plora, la xiVana el consoLa...


Aquestos dies estem vivint una mort què serà difícil de superar.
Iàtova
L'incendi que estem patint des de fa dies al País Valencià està destruint les muntanyes i paratges que ens han vist créixer i que jo, almenys, no veure recuperar.
Negligència diuen d'uns operaris, però és cert que les retallades efectuades pel govern valencià en matèria de prevenció d'incendis i treballs forestals, deixen la nostra terra a l'abast de les flames sense remei.
Milers d'hectàrees... que gana de plorar... mentre cau la cendra damunt el meu poble...
la terrassa de casa
vilaweb informa
vilaweb informa II
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...